domingo, 22 de septiembre de 2013

Mi Claroscuro Literario Poesia " Desde el Alma " Con Desideratas y Alevosias en Escarlata
 
 
 
                                          Los días de lluvia de una mujer
                        se parecen a un domingo en los hospitales
 
Eduardo Curbelo
 
La emboscada

 Animales al asecho en el hábito al cortejo.
Hila fino el hilo.            Teje.           Hilvana…
Tiene pétalos de rosa la emboscada.
Sonrisa de ángel.          Piel de lobo,
                                                de zorro la pupila.
El ojo.  ¡Ojo…!
Como perro de caza la bestia asecha y terminas,
siendo la presa.                                   Presa…
Hay colmenares y abejas…
¡Descoloniza la cabeza!
La cicuta y el beso, vienen conjugando el hecho.
Una pócima, un ardor,
un golpe frio al pecho
y en adictos del dolor convertidos,
luego de un tiempo, sin tiempo partimos
si se invalida el sentido.
Bajo el lapacho a su sombra,
cajón adentro, madera abajo.
Abajo…
Colonizados de esa muerte cotidiana,
                   tras el muro, de los silencios curtidos.
 
 
 El poema precede a toda palabra y antecede
                                                  a su intento
                                                                                              Eduardo Cubelo
Perros de Caza”
 
Irel Alma
Del libro "Tiempo y Camino"
Edición 2013 de Creadores Argentinos
 


sábado, 7 de septiembre de 2013

Habitada

 
 


Habitada

 

Habítame en esta noche y hasta el alba,

en el mar azul de mis mañanas.

Con el arte de tu retórica palabra,

pintando en arcoíris de mi cuerpo los silencios. 

                                                              Los silencios…

Desde el Atlántico hasta el Báltico y el Ártico.

Y en las bermudas su triángulo.

Habitándome el templo de ese mar,

de entrañas somnolientas,

que en tu lengua sigilosa y metafórica despiertan.

                                                              Se despiertan…

 En el océano sin confín al que me elevas,

 tutelando lo que agencio y me descubro habitada.

Habitada en las escamas y en su nácar la corola,

habitada en el instante culminante,

desde el verbo hasta el alma.

                                                              Hasta el alma…

¡En el momento sublime

                                         del vuelo y de la lágrima!

 En Aranjuez atraviesas los muros desde el alma,

 mientras muero y resucito.

 Y muero…

                                      Y resucito…

                                                                     Y muero…

 Y resucito nuevamente.

            ¡En esta desnudez que por tu ser… es habitada!

 

Irel Alma
Der. Reg.   Gmz 2012

Del Libro Huellas
Ediciones  Sabor Artístico

 

sábado, 29 de junio de 2013

Maná y Oasis

Mi Claroscuro Literario Poesia " Desde el Alma " Con Desideratas y Alevosias en Escarlata

Maná y Oasis

Los gozos en las sombras redundando,
entre  palomeras manos, el alma y la carne,
cubren ésta desnudez,
                                      de madreselva y ébano.
El surco entre dos astros de luna florecidos,
divulga el labio carmesí que se desboca. 
Hay tanta sed de miel…
                   Tanta soledad…
                               Tanta aguamiel acumulada…
Que veinte dedos se pintan en la piel.
Una ola va girando en cilíndrico,
van girando los cuerpos, la suerte o la condena.
                                         La condena o la suerte.
Late un ejército de ungidas mariposas,
danzando bajo el vientre.
Convulsionan y aletean alevosas.
                                        ¡Alevosas… mariposas!
Un estertor agónico de dulce expiración,
de vida y muerte, junto a la ola nos envuelve.
Hallamos el maná y el oasis del fuego,
                       ardiendo en las llamas del deseo.
Trémulos en la sombra.
                                       Tremolantes en los gozos.


Irel Alma
Der. Reg.  Gmz 2012
Del libro: Huellas
Ediciones  Sabor Artístíco 

martes, 16 de abril de 2013

Sempiterna


Sempiterna


    Si la marea me alinea a encorar en tu mar,
con ostra de plata, advendré a su orilla.
Quizás desgastada mi coraza nácar,
que de un viejo océano  guardó la humedad.
Acaso entre perlas            la corola abierta,
                                       y el amor en su fruto.
                                        
                    Y la fruta madura en su espacio.

Tal vez de los valles marinos      laqueada,
de colisionar      por entre las piedras.
Más si preservada en tu oleaje me lías,
                                    acopiaré sempiterna…
Con el alma albina…
                                     Intacta…
                                                         Y entera.







Irel Alma  Gmz 2012
Poema editado en Antología “Huellas”
Mi Claroscuro Literario Poesías “Desde el Alma